VariosCómo elegir una tarjeta de crédito: revolving o exclusiva

28/05/20155 min
https://www.mistercomparador.com/noticias/wp-content/uploads/2015/05/tarjetas-Credito-1.jpg

Muchas personas utilizan una tarjeta de crédito como medio de pago en la actualidad. Es más cómodo que estar pendiente de un cajero automático para sacar dinero en efectivo y, además, en caso de robo, puedes bloquearla y evitar que te quiten el dinero. Una tarjeta de crédito es un producto financiero y, como tal, hay varias alternativas que conviene conocer para elegir aquella que más se adapte a tus necesidades. Por eso, hoy dejamos de lado las tarjetas de crédito que todos conocemos para hacer hincapié en estas otras.

Paga tus compras a plazos

Una modalidad de tarjeta de crédito es la de compra o revolving, con la que no tienes que pagar nada de cuota anual de mantenimiento, siempre y cuando la uses. Sin embargo, algo a tener en cuenta es que este tipo de tarjetas, en muchos casos, obliga a fraccionar el pago de las compras que realices con ella, lo que implica un aumento de la cantidad final que pagarás, ya que deberás sumarle los intereses, que suelen ser más bajos que los de las tarjetas de crédito tradicionales.

En algunos casos, puede resultar interesante tener una tarjeta de compra si es gratuita y tienes que hacer una compra importante que prefieres pagar a plazos. Si tiene una cuota anual o no tienes previsto realizar un gasto elevado, probablemente no te compense y debas plantearte otro tipo de tarjeta.

Tarjeta de crédito exclusiva

Es muy habitual, sobre todo en gasolineras, aerolíneas o supermercados, la existencia de tarjetas de crédito que te permiten no solo pagar con ellas, sino también obtener descuentos y acumular puntos que luego puedes intercambiar por diferentes bienes. Es lo que se conoce como tarjetas de fidelización y suelen tener un coste anual de mantenimiento.

Por ello, es importante que analices bien si te interesa contratarlas ya que, según el uso que le des, puede ser rentable o no tenerla. También es conveniente que te informes bien de todas las condiciones que lleva la tarjeta, como la manera de beneficiarte de los descuentos que ofrece o si los puntos tienen fecha de caducidad.

En cualquier caso, a la hora de escoger una tarjeta, es conveniente leer todas las condiciones (incluso las de la letra pequeña) y consultar cualquier duda que tengas. Además, deberás quedarte con una copia del contrato para evitar imprevistos. La clave es ver si las ventajas que te ofrece te compensan frente a los costes que te genera tenerla, tanto fijos (una cuota anual de mantenimiento u otras comisiones) como variables (el tipo de interés TAE).

0.00 media (0% puntos) - 0 voto

Publicar comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará.