VariosCómo mantener fresco tu hogar durante este verano

08/08/20166 min
https://www.mistercomparador.com/noticias/wp-content/uploads/2016/07/hogar-fresco.jpg

¿Quieres evitar las altas temperaturas del verano, pero no cuentas con un dispositivo de aire acondicionado que te ayude a combatir el calor? Tranquilo, no está todo perdido. Con estos diversos y prácticos trucos conseguirás mantener tu niños fresco en cualquier momento del día, sin la necesidad de comprar un ventilador o instalar aire acondicionado.

Controla las persianas y las puertas del hogar

Baja las persianas. Un 30 por ciento del calor que entra en las habitaciones lo hace a través de las ventanas. Por lo tanto, si quieres evitar que tu habitación parezca una sauna, es aconsejable poner en práctica este sencillo gesto o utilizar cortinas para evitar que los rayos del sol traspasen los cristales.

Gracias a esta medida podrás llegar a bajar la temperatura de tu habitación hasta seis grados. Ten cuidado con las habitaciones cuyas ventanas están orientadas hacia el sur y hacia el oeste, ya que son las que más calor reciben por la posición del sol.

En lo que respecta a las puertas del interior de los domicilios, se recomienda dejarlas abiertas por las noches para refrigerar el ambiente de las habitaciones. Como en los meses veraniegos las temperaturas bajan por la noche, se pueden aprovechar esas horas para crear un agradable clima justo antes de marcharte a dormir.

Trucos para refrescar tus habitaciones de tu hogar

Si dispones de un ventilador de techo en tu habitación, probablemente ya sepas que necesita ser ajustado dependiendo de la estación del año en la que te encuentres. En verano se recomienda que este complemento gire en sentido contrario a las agujas del reloj ya que, mediante este sistema, conseguirás que la corriente de aire generada provoque un efecto de brisa que te otorgará un mayor frescor.

Para todos aquellos que no cuentan con este sistema, una buena opción puede ser ponerse una tela fría en aquellas zonas del cuerpo donde las pulsaciones sean más fuertes. Las muñecas y el cuello son algunas de las partes más adecuadas para poner en práctica este pequeño truco.

Otro de los consejos que puedes seguir para refrescar tu habitación es cambiar la ropa de cama. Apuesta por sábanas de algodón. Esta fibra te ayudará a mantener la frescura y dejará transpirar el espacio existente entre tu cuerpo y el colchón.

Además, mantén los aparatos eléctricos totalmente apagados siempre y cuando no los utilices. Generan mucho calor y pueden acabar con el poco frescor de tu estancia. En lo que a la cocina se refiere, evita usar el lavavajillas y la lavadora en las horas más cálidas del día. Opta por enchufar estos electrodomésticos al anochecer, puesto que provocan mucha humedad en el ambiente, provocando así un aumento de la sensación térmica de tu hogar.

Por lo tanto, recuerda que no es necesario el aire acondicionado para disfrutar de un verano fresquito. Tan solo tienes que echar a volar tu ingenio y seguir estos sencillos trucos para bajar unos cuantos grados la temperatura de tu hogar y la sensación de agobio en el ambiente.

0.00 media (0% puntos) - 0 voto

Publicar comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará.