VariosQué es y cómo funciona un aval bancario

27/07/20155 min
https://www.mistercomparador.com/noticias/wp-content/uploads/2015/07/avalBancario.jpg

A la hora de solicitar un préstamo, una de las condiciones que exigen los bancos para concederlo es contar con uno o varios avales como garantía de cobro. Sin embargo, existen varios tipos de avales e, incluso, uno de ellos (el aval bancario) procede de una entidad financiera.

El banco responde por ti en un aval bancario

Un aval es una garantía de pago en caso de que el titular no pueda responder, ya que si esto ocurre será el avalista quien lo haga. Esto se aplica también para el caso del aval bancario, en el que la entidad correspondiente asegura a un tercero que la persona avalada hará frente a la obligación contraída.

Este tipo de avales se utilizan, por ejemplo, a la hora de alquilar una vivienda o de realizar una compra, aunque también pueden utilizarse a la hora de ofrecer un servicio. Con ello, el banco certifica que tienes liquidez y patrimonio para que, en caso de que no cumplas lo pactado, hagan frente inmediatamente a la compensación correspondiente. Por eso, en muchas ocasiones se da prioridad a este tipo de avales sobre los personales.

Hay que cumplir unas condiciones

A la hora de conceder un aval bancario, la entidad estudiará tu situación para reducir los riesgos lo máximo posible. Analizará la posibilidad de que puedas cumplir con la obligación contraída y si tienes capacidad para devolver al banco lo que pague si se ejecuta el aval, así como tu nivel de vinculación con la entidad y tus garantías para decidir si acepta concedértelo o no.

En caso afirmativo, hay que formalizarlo. Para ello, el beneficiario del aval tiene que entregar al banco una carta en la que se refleje el compromiso adquirido y, una vez firmado, el banco te la entrega y se la devuelves al beneficiario y se registra. Además, debes realizar un contraaval, que consiste en firmar ante notario que has recibido el aval, cuál es su coste y quién será el encargado de compensar al banco si se ejecuta el aval.

Es importante reseñar que, como toda operación financiera, la contratación de un aval bancario conlleva unos gastos en forma de comisiones. En concreto, al inicio del proceso se cobra una comisión de apertura y otra de estudio sobre el nominal del aval. También hay una comisión de riesgos, que te cobrarán trimestralmente. Además, hay un gasto añadido cuando vas a firmar el contraaval ante notario, que suele ser un 0,3 % del nominal del aval.

0.00 media (0% puntos) - 0 voto

Publicar comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará.