VariosAspectos a tener en cuenta sobre la titularidad bancaria

10/02/20165 min
https://www.mistercomparador.com/noticias/wp-content/uploads/2015/08/con_comisiones-1.jpg

Cuando contratas un producto financiero, hay varias cuestiones que debes establecer antes de firmarlo. Una de ellas es la titularidad del producto en cuestión. Algunas personas pueden pensar que esto puede parecer un asunto menor pero no lo es, ya que elegir una titularidad u otra puede tener sus consecuencias a la hora de tratar con el banco.

Titularidad bancaria: los titulares tienen acceso al producto

El objetivo de fijar la titularidad de un producto financiero, como una cuenta corriente, es establecer qué personas podrán acceder a ella y a los fondos que tiene. En función de la titularidad, las cuentas corrientes se clasifican en individual (cuando solo hay un titular), indistinta (cuando hay varios titulares y simplemente se necesita la firma de uno de ellos para poder usar los fondos de la cuenta), conjunta o mancomunada (cuando hay varios titulares y se necesita la firma de todos para poder acceder a los fondos) y subordinada (cuando se fijan unas situaciones en las que se requiere la firma de los superiores y otras en las que no).

Lógicamente, las cuentas que pueden ser más problemáticas son las que tienen varios titulares y, especialmente, las conjuntas, ya que solo se pueden realizar operaciones con la firma de todos los titulares.

Existen diferentes relaciones jurídicas

Cuando se abre una cuenta corriente en la que hay varios titulares, hay varias cosas que hay que tener en cuenta. En primer lugar la relación jurídica que se establece entre los titulares y la entidad bancaria con la que se contrata la cuenta corriente en forma de derechos y obligaciones que se deben cumplir.

También se establece una relación jurídica entre los distintos titulares en lo referente a los fondos de la cuenta y las deudas que surjan. Y una relación jurídica de los titulares frente a terceros, como pueden ser los organismos públicos.

Es fundamental conocer, en el momento en que se abre una cuenta con varios titulares, la manera en que las distintas relaciones te afectan en función del tipo de cuenta corriente que escojas. Así podrás elegir aquella que te resulte más beneficiosa.

Sin embargo, lo más importante es tener en cuenta quién es el dueño real del dinero de la cuenta corriente, con independencia de quién tenga la titularidad bancaria.

0.00 media (0% puntos) - 0 voto

Publicar comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará.