VariosQué es y cómo usar una póliza de crédito

06/07/20155 min
https://www.mistercomparador.com/noticias/wp-content/uploads/2015/07/polizaCredito-1.jpg

Tanto las empresas como los particulares pueden tener, en determinados momentos, necesidades de financiación por diferentes razones. En estos casos, lo habitual es acudir a una entidad bancaria para obtener ese dinero que se necesita. Para recibir ese dinero, existen varios productos que puedes utilizar y uno de ellos es la póliza de crédito.

Está especialmente indicado para empresas

La póliza de crédito es un producto financiero que ofrecen los bancos a las empresas como una forma de poder obtener financiación. En este caso, se trata de un préstamo que se fija a un vencimiento concreto pero en el cual la empresa puede disponer del dinero cuando lo vaya necesitando. Por tanto, la empresa podrá usar la cantidad fijada en el préstamo como ella quiera en función de sus necesidades diarias durante el tiempo establecido en el préstamo (normalmente un año).

Lógicamente una póliza de crédito, como todo producto financiero, tiene unas comisiones y unos intereses por contratarla y usarla. Por ejemplo, tiene un coste de apertura de la póliza, una comisión de disponibilidad del dinero y una serie de intereses por saldo dispuesto y no dispuesto, así como por excederse en la cantidad utilizada.

No siempre es correcto utilizar la póliza de crédito

Una vez que ya has contratado la póliza de crédito, debes analizar qué situaciones son las más adecuadas para hacer uso de la póliza y en cuáles es mejor utilizar otros medios para financiar los gastos. Por ejemplo, la póliza de crédito está especialmente indicada para cubrir necesidades puntuales de tesorería, como el pago de impuestos mientras cobras las cantidades que te adeuden.

Sin embargo, muchas empresas han cometido el error de utilizar este producto financiero para satisfacer necesidades permanentes de tesorería o bien para comprar activos fijos. Para estas operaciones existen productos financieros que ofrecen mejores condiciones que la póliza de crédito y que, por tanto, son más adecuados que esta. Es el caso de la compra de un activo fijo, ya que puedes utilizar, por ejemplo, un leasing para financiarlo.

En el caso de las necesidades permanentes de financiación, lo mejor es utilizar los recursos propios de la empresa en vez de recurrir a la póliza de crédito. Incluso, algunas empresas utilizan las pólizas de crédito para cubrir las pérdidas generadas por impagos de clientes, pero la solución en este caso es asumirlo con fondos propios.

0.00 media (0% puntos) - 0 voto

Publicar comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará.