Configurar el control parental en el móvil: iOS y Android

25/05/202114 min
https://www.mistercomparador.com/noticias/wp-content/uploads/2021/05/configurar-el-control-parenta-1280x853.jpg

Los niños acceden a su primer móvil a una edad cada vez más temprana sin estar preparados. La necesidad de establecer una forma de contacto directa o la presión social suelen ser los motivos más corrientes, y a los padres no les da tiempo a educar y preparar a sus hijos para lo que se encontrarán en la jungla digital. Muchas cosas buenas y positivas, pero también multitud de riesgos. Por eso existe el control parental.

Este aliado será un apoyo imprescindible para la tranquilidad de esos padres y madres, que dejan a sus hijos un dispositivo electrónico apto para su protección. Aunque hay muchas aplicaciones, los smartphones de iPhone y Android cuentan con su propio control parental, te enseñaremos lo sencillo que es configurarlo.

¿Por qué es importante el control parental?

La función del sistema de control parental consiste en bloquear ciertas funciones o aplicaciones de un móvil (o tableta) para que los niños estén protegidos. Gestionar el acceso a las diferentes posibilidades que ofrece un smartphone es clave para que los pequeños de la casa se mantengan alejados de los riesgos y peligros que puede contener Internet, por ejemplo, el ciberacoso o los contenidos inapropiados.

El control parental permite que los padres ofrezcan a sus hijos un móvil a una edad temprana de su madurez, para que así se beneficien de sus aspectos positivos; con la ventaja de brindarles tiempo para que puedan preparar a los niños, de forma progresiva, para este mundo digital.

Educar sobre el correcto uso de Internet, concienciar acerca de la sobreinformación y alertar sobre sus peligros y riesgos es un proceso entre padres e hijos que se va desarrollando de forma paulatina al propio crecimiento de los pequeños. Un recorrido de su madurez al que se va adaptando el control parental.

De este modo, los padres no tienen por qué tener miedo a que sus hijos dispongan de un smartphone, de hecho, puede ser algo positivo y enriquecedor si se hace correctamente, por ejemplo, conociendo cuáles son los mejores móviles para niños y para qué edades son recomendables.

El control parental para adolescentes

Configurar el control parental en el móvil de un adolescente puede parecer harina de otro costal, pero no difiere demasiado. Simplemente, tal y como hemos adelantado, el sistema se amolda a la madurez del chico o la chica. Habitualmente, en estas edades el foco de atención se centra en las redes sociales, su principal vehículo de socialización. Y donde, desafortunadamente, se encuentran algunos peligros como el ciberacoso.

En los padres reside la responsabilidad de educar a los hijos a la hora de mantener actitudes de precaución, como proteger su intimidad y datos personales, limitar lo que hacen público a través de las redes y, sobre todo, desconfiar de los desconocidos y restringir su contenido y contactos. No obstante, el control parental aporta una protección añadida y puede usarse para bloquear el acceso a páginas web o aplicaciones.

Pero hay otro aspecto, además de la seguridad, muy a tener en cuenta en este rango de edad: las horas que dedican los adolescentes a Internet.

Limitar el uso del móvil

Muchos adolescentes son incapaces de medir o gestionar de forma sana el tiempo que dedican a navegar por Internet, a consultar sus redes sociales o a jugar a videojuegos, por lo que establecer horarios o un tiempo máximo puede serles de gran ayuda, sobre todo en épocas clave como las de exámenes o trabajos.

Configurar el control parental en el móvil para establecer restricciones de tiempo es muy sencillo, y hay varias opciones, ya que estas pueden afectar al funcionamiento total del smartphone o solo a determinadas aplicaciones. Bien por horarios, bien por tiempo límite.

Configurar el control parental en el móvil

A pesar de que hay diferentes aplicaciones, de pago y gratuitas, para configurar el control parental en el móvil, los sistemas operativos de los móviles suelen contar con su propio modelo de gestión. Este es el caso de iOS, para iPhone y iPad, y de Android, para diferentes marcas (Samsung o Xiaomi, entre otras).

Cómo poner el control parental en iPhone

Muy sencillo, configurar el control parental en un iPhone es tan fácil como acudir a “Ajustes” y acceder a la sección “Tiempo de uso”, asegúrate de que esta función esté en marcha (de ser así, debería aparecer abajo del todo “Desactivar Tiempo de uso”).

El primer paso sería activar la opción “Usar código para Tiempo de uso”, que te permitirá establecer una contraseña para que la configuración que establezcas quede protegida para que solo tú puedas modificarla.

Después podrás realizar los ajustes que quieras y que se dividen en los siguientes bloques:

Opciones del control parental en iPhone

1 – Tiempo de inactividad, para establecer un horario en el que el móvil no podrá ser usado.

2 – Límites de uso de aplicaciones, para determinar un tiempo máximo de acceso a las aplicaciones (por sectores —por ejemplo, redes sociales— o individualmente).

3 – Límites de comunicación, para limitar a qué contactos se pueden acceder durante el tiempo de uso habitual y durante el tiempo de inactividad (si este ha sido establecido). Pueden ser diferentes en ambos casos.

4 – Siempre permitido, para fijar contactos y aplicaciones a los que siempre (incluso en el modo inactivo) podrá acceder el móvil.

5 – Restricciones, para bloquear funciones, contenido o aplicaciones. Por ejemplo, impedir que se realicen compras a través de iTunes o App Store, anular el acceso a páginas web de contenido adulto, prohibir compartir la ubicación o el acceso de determinadas aplicaciones a la galería fotográfica.

Cómo poner el control parental en Android

El proceso es muy similar, para configurar el control parental en Android es necesario acudir a “Ajustes” y, una vez dentro, continuar en “Bienestar digital y control parental”. Al final de este apartado, hay que pulsar en la opción “Configurar el control parental” para ser reconducido a una pantalla que, tras “Empezar”, dará paso al proceso de configuración.

Una vez activado el control parental y establecido un código, será posible ajustar las diferentes opciones de forma parecida a lo que ofrece el sistema operativo iOS y que fue especificado anteriormente.

El control parental es una buena forma de ayudar a los niños y adolescentes a que sus primeros pasos por el mundo digital, durante su periodo más vulnerable de aprendizaje y madurez, sea lo más seguro y positivo para ellos. Mantenerlos protegidos mientras se les educa acerca de la red es importante y, por suerte, mucho más fácil gracias al control parental. Si sabes usarlo bien, ambos lo agradeceréis.

 

0.00 media (0% puntos) - 0 voto

Publicar comentario

Su dirección de correo electrónico solo se utilizará para comunicarte las respuestas a tus comentarios.